lunes, 5 de marzo de 2012

Nadie está libre de pecado

Ciertamente así es, mi monitor tanto que me hace pasar duras sesiones en el gimnasio con levantamiento de pesas y corriendo más que una maratón... voy y lo pillo comiéndose el donuts que me quito.

Si al final con lo dulce no hay quien pueda.
PD: Creo que después de está ilustración me voy acordar de Rambo porque no voy a sentir las piernas...

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Con un donut de fresa a cualquiera se le va los ojos.

Publicar un comentario en la entrada